martes, 21 de diciembre de 2010

Tendremos que esperar a los 60 para que aumente nuestra Inteligencia Emocional?

Por Marel Pérez

Desde que somos pequeños escuchamos decir que las personas "mayores" son sabias, que poseen conocimientos, informaciones y experiencia de vida; que si sabemos aprovecharnos de sus consejos, quizá podamos evitar situaciones adversas que se presentarán en nuestras vidas. La mayor parte de las veces, al referirnos a esta Inteligencia, no estamos hablando de la capacidad intelectual como se concebía antes, sino que según define la American Psychological Association se trata de:

" ......... habilidad de comprender ideas complejas, de adaptarse eficazmente al entorno, así como el de aprender de la experiencia, en encontrar varias formas de razonar, de superar obstáculos mediante la reflexión......"

Como vemos en esta definición de Inteligencia, "adaptarnos eficazmente al entorno" y " encontrar varias formas de razonar", van a depender de habilidades y actitudes que no pueden ser medidas mediante un análisis de nuestro coeficiente intelectual (CI) y que algunas veces, pueden resultar inversamente proporcionales a este. A menudo nos encontramos con personas con una gran capacidad intelectual y que tienden a ser individuos con dificultades en las relaciones interpersonales, que presentan problemas de adaptación al medio donde viven y que no saben resolver eficazmente los problemas de la vida cotidiana.
Y es que la Inteligencia va más allá. Para poder ser "eficientes y eficaces" en nuestras vidas, debemos poseer una adecuada Inteligencia Emocional ( "capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos y habilidad para manejarlos").

Estudios recientes llevados a cabo por un grupo de Psicólogos de la Universidad de Berkeley en Estados Unidos demuestran que, la Inteligencia Emocional y las habilidades cognitivas, pueden agudizarse a partir de los 60 años.  Estos estudios han puesto de manifiesto la utilización de la Técnica de "revaluación positiva" por parte de las personas de la tercera edad al enfrentarse a situaciones y escenas desagradables, existiendo a mayor edad, una mayor tendencia a reinterpretar situaciones negativas de manera positiva, lo cual favorecería la capacidad para reconocer y manejar sentimientos propios y ajenos. Los participantes más jóvenes o de mediana edad fueron mejores utilizando la Técnica de "valoración distanciada", es decir, que antes de los 60 años, existe una tendencia a desviar la atención de las situaciones desagradables.

Si observamos a nuestro alrededor, nos daremos cuenta de cuántos de nosotros, somos tan "objetivos", que a veces nos volvemos "insensibles", desviamos tanto la atención de las situaciones desagradables, que en muchas ocasiones, vivimos presos del mecanismo de defensa de la Negación, que nos enferma, que nos domina y que por momentos nos lleva a preguntarnos quiénes somos y qué queremos.

Una vez más mi reflexión y mi consejo es detenernos, valorarnos y comenzar a cambiar aquello que debemos cambiar. No esperar a los 60 para ser más sabios, pues debemos recordar, como decía Erickson, que en esa etapa mostramos "un interés desapegado por la vida a las puertas de la muerte." Y entonces de quién depende?, pues solamente de ti y de tu interés y capacidad para lograrlo. Si lo has intentado, si no has podido, pide ayuda. Siempre existen soluciones.

Para saber más: Consulta en la sección Artículos " La Autorregulación Emocional como elemento central de la Inteligencia Emocional."







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada