viernes, 20 de abril de 2012

La interpretación de las expresiones faciales no es universal.

Por Marel Pérez Pérez


Ilustración que muestra las diferencias de percepción de seis expresiones faciales de emociones básicas, entre individuos caucásicos (WC) y asiáticos (EA). Fuente: Universidad de Glasgow.
Muchas veces podemos desconocer que nos encontramos viviendo en uno de esos momentos relevantes y trascendentes en la historia de la Ciencia. Hasta hace pocos dias la Teoría propuesta por Charles Darwin en su libro La expresión de las emociones en el hombre y en los animales, había servido de fundamento a las hipótesis biológicas y sociales que plantean que las expresiones faciales forman parte de un lenguaje universal.
Era algo común que entendiéramos poder predecir las seis emociones básicas: alegría, tisteza, sorpresa, repugnancia, ira y miedo (consideradas universales), tomando en cuenta las expresiones faciales; sin embargo, un reciente estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, señala que la comunicación de las emociones cambia en función de la cultura.
La Investigación transcultural, llevada a cabo por un equipo de científicos europeos con 15 sujetos occidentales y otros 15 orientales, consistía en que estos lograran identificar en personas de su etnia y de otras culturas las emociones que transmitían, al presentarles 4.800 animaciones de caras.  Se usaron técnicas de procesamiento estadístico de imágenes para analizar cómo construían los diversos participantes sus propias representaciones mentales (imágenes que cada uno ve en su mente al mirar a alguien) sobre determinadas expresiones faciales.
Según Rachael Jack, autora principal del trabajo e investigadora del Instituto de Neurociencias y Psicología de la Universidad de Glasgow (Reino Unido): “Los datos nos muestran que las expresiones faciales no son universales, sino que han evolucionado y se han diversificado desde sus raíces evolutivas básicas para mejorar la comunicación de las emociones en la interacción social”.
De acuerdo a esta investigación, los occidentales lograban distinguir las seis emociones básicas, mientras que los orientales superponían algunas de ellas, confundiendo, sobre todo la sorpresa, el miedo, el asco y la ira.

En relación con la intensidad de las emociones, en una escala del uno al cinco, los orientales se fijaron en las señales de la región del ojo para reconocer el grado de alegría, miedo, repugnancia e ira en una persona. En cambio, los occidentales dedujeron la magnitud de la emoción por otros músculos faciales.

Los investigadores concluyen que, las diferencias culturales pueden causar las interpretaciones inadecuadas de las señales emocionales, por lo que se hace necesario el conocimeinto de estas diferencias para lograr favorecer las interacciones de los individuos de culturas diferentes.
Y como de ciencia hablamos, nos resta seguir asistiendo a la implementación y publicación de nuevas investigaciones sobre este interesante hallazgo, solo de esta forma es que se podrían establecer nuevas teorías al respecto. Me parece que el Dr. Carl Lightman ( Personaje de ficción de la Serie Lie to Me), debe sentir que su suelo se mueve y quién no lo haría ante la interesante y avasalladora aistencia al cambio de un Paradigma.

Fuente: Tendencias 21


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada