jueves, 19 de mayo de 2011

Dejar vagar la mente nos hace infelices.

Las personas pasamos en torno al 46,9% de nuestras horas de vigilia pensando en cosas distintas a las que estamos haciendo, y ese “soñar despierto” normalmente nos hace infelices, según revela un estudio realizado por la Universidad de Harvard y publicado en la revista Science.

A diferencia de otros animales, los seres humanos dedicamos mucho tiempo a pensar en eventos que tuvieron lugar en el pasado, que podrían suceder en el futuro o incluso imaginando sucesos que nunca ocurrirán. Y este parece ser un modo de funcionamiento habitual del cerebro. “Una mente humana es una mente que vaga, y una mente que vaga es una mente infeliz”, aseguran Matthew A. Killingsworth and Daniel T. Gilbert. “La capacidad humana de pensar en algo que no está sucediendo en el presente es un logro cognitivo que tiene un alto coste emocional”, añaden.

Para llevar a cabo su estudio, los científicos desarrollaron una aplicación para  iPhone y contactaron con más de 2000 voluntarios para conocer en cada momento donde estaban, qué hacían, en qué pensaban y el grado de  felicidad que experimentaban en cada momento. De este modo consiguieron reunir una gran base de datos en tiempo real sobre los pensamientos, sentimientos y acciones de una amplia gama de personas, a las que la aplicación formulaba una serie de preguntas de forma aleatoria a lo largo del día. Los datos obtenidos revelan que, por término medio, los participantes dedicaban cerca de la mitad de su tiempo libre a dejar vagar su mente, excepto cuando practicaban sexo. Y que eran más felices haciendo ejercicio o conversando que descansando, trabajando o usando un ordenador.

Fuente: Revista Muy Interesante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada