miércoles, 6 de julio de 2011

Adivinan lo que hará un individuo a partir de su actividad neuronal.

Un equipo de investigadores del Centre for Brain and Mind, de la Universidad de Western Ontario, en Canadá, ha conseguido “adivinar” la acción planeada por un individuo instantes antes de que éste la ejecute, a partir del análisis de las imágenes de su actividad cerebral.

El logro ha sido publicado esta misma semana en el Journal of Neuroscience, en un artículo titulado “Decoding Action Intentions from Preparatory Brain Activity in Human Parieto-Frontal Networks” (Decodificando las intenciones de acción a partir de la actividad preparatoria del cerebro en las redes parietofrontales humanas).

Jason Gallivan, neurocientífico de la Universidad de Western Ontario y autor principal del artículo, ha declarado en un comunicado de dicha universidad que este avance “es un paso importante hacia la comprensión de cómo planifica el ser humano sus propias acciones”.

A lo largo del año que duró la investigación, los científicos registraron la actividad neuronal de diversos individuos, utilizando la tecnología de exploración por resonancia magnética functional (IRMf). Esta técnica permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales que ejecutan una tarea determinada.

Según afirma al respecto Jody Culham, profesora de psicología de la Universidad de Western Ontario y autora experta del artículo de Journal of Neuroscience: “Las neuroimágenes nos permiten observar cómo se despliega la planificación de una acción dentro de áreas del cerebro humano, sin tener que insertar en dicho cerebro electrodos. Por tanto, esta técnica es obviamente menos invasiva que otras”.

Los investigadores explican que, aunque saber cómo y en qué partes del cerebro se producen los procesos sensomotores avanzados (como las intenciones o las decisiones) es un aspecto clave para su conocimiento, estas cuestiones han sido difíciles de responder, en parte porque, hasta hace muy poco, decodificar la intenciones de acción a partir de señales cerebrales ha estado limitado a registros neuronales invasivos en primates no humanos (como la inserción de electrodos que menciona Culham). En este sentido, la IRMf está abriendo nuevas posibilidades de investigación del cerebro humano. 
 
 
Fuente: Tendencias 21
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada